Era perfecto. Estaba en calma, con la música de los pájaros cantores y el vaivén de las olas. Era puro, un vergel y paraíso virgen. Era tranquilo y equilibrado, donde todos hacían su vida en armonía mientras se ponía el sol. Entonces llegó la botella. Una botella de vidrio que dejaba ver en su interior un mensaje. Que, tras encallar en la playa quizás algún animal curioso, puede que un primate, lo cogería para jugar con la botella. Y con ello, se iba la última esperanza del naufrago. ¿Qué posibilidades había que una persona perdida en una isla deshabitada mandara un mensaje a otra isla deshabitada?

Bases del origireto:

La pluma azul de Katty
Solo un capítulo más  

Objetivo:

15. Cuenta una historia que suceda en una isla deshabitada.