#OrigiReto2020 Y el lobo eres tú

Publicado por Érica Fortuny en

DISPONIBLE EN AMAZON: Desobediencia

Bases del OrigiReto2020:

La pluma de Katty

Solo un capítulo más

Objetivo: 2- Crea un relato basándote en una canción. (La malquerida – Natalia Lafourcade)

Objetos: 11. Un clavo y 24. Un arco

Palabras: 505

Cuentos y leyendas: L- El lobo y los siete cabritillos.

Criaturas del camino: VI. Ángeles/demonios.

Categorías: OrigiReto2020

20 comentarios

Isabel · marzo 11, 2020 a las 9:12 am

Ay, por dios quin patinent, como dicen en mi tierra. Es sobrecogedor el relato, de principio a fin estás sufriendo por esa madre que en el fondo somos todas cada una con nuestros lobos y nuestras piedras.
Felicidades por el relato, me ha gustado mucho. No lo he disfrutado, porque ha sido una angustia continua, pero dentro de ese sufrir es un relato precioso.
(Por cierto, se te ha escapado un “a caso” que debe ir junto “acaso”)

    Érica Fortuny · marzo 11, 2020 a las 9:17 am

    Muchas gracias por leerlo.
    Corregiré el error, gracias.
    Me alegro que te haya gustado aunque hayas sufrido con él.
    Nos leemos.

R.J. Random · marzo 24, 2020 a las 9:33 am

Hola. Vaya, que esotérico (porque seguro que se me escapan muchos matizes con tanta profundidad que le has dado) y a la vez, que directo y claro el mensaje. Me han gustado varias cosas especialmente de las que destacaré dos;

1) ESA pregunta: ¿Sale la flecha disparada del arco o del arquero?
2) Y la dedicación de la Madre para que ningún cachorro se acabe convirtiendo en uno de esos lobos. Y digo esos, porque el pobre cánido le ha caido la fama, al pobre. Pero habiendo manadas humanas, jaurias diría yo, habría que inventar un nombre que no tuviera relación con los animales (ni manada, ni jauría, ni rebaño, ni cardumen, ni nada).

Muy profundo. Gracias.

    Érica Fortuny · marzo 24, 2020 a las 11:21 am

    Hola. Muchas gracias, primero que nada, por pasarte a leer y comentar mi relato.
    Estoy de acuerdo con tu apreciación, habría que buscar vocabulario nuevo que no ponga a los animales (no humanos) en esa posición.
    En mi relato he jugado mucho con la naturaleza, por eso he puesto los humanos en forma de animales.
    Gracias de nuevo.
    Un abrazo virtual y nos leemos pronto.

yarckodm · marzo 25, 2020 a las 12:22 am

Hola Érika!
Me ha sorprendido mucho tu relato, porque empieza como un cuento, angustioso pero cuento, como una descripción poética infinita, pero acaba desgarrándote por dentro. Es muy muy duro cuando llegas al final, pero sobre todo porque vas soltando miguitas de realidad tan poco a poco que cuando quieres entenderlo del todo es tan contundente como una pedrada en la cara. Y duele igual.
En cuanto a las formas: le pondría signos de exclamación a eso ayes. El lobo estoy segura de que se avalanza, no se avalancha sobre ella. Y la frase “la madre con bastante esfuerzo consigue levantar y volver al camino” le ocurre algo, me suena rara pero no identifico qué es.
Por lo demás me parece un relato muy bueno. Muy condensado. Nunca había leído este tema desde este ángulo y me ha gustado tanto que va a ser mi recomendado de este mes.
¡Enhorabuena por un relato tan rompedor!

    Érica Fortuny · marzo 24, 2020 a las 11:30 pm

    Vaya, muchas gracias por recomendar mi relato.
    Revisaré esas cositas que has encontrado para corregirlas.
    También quiero hacer más largo el ori de abril, a ver si llega a milpalabrista.
    Nos leemos pronto.

Juan · marzo 25, 2020 a las 2:36 am

Buenas noches

Ya he leído tu relato. Coincido en lo que te han dicho los que han comentado antes que yo: es un relato interesante, ya que empieza muy poético y luego se va desgrando todo el drama que vive la protagonista. Se identifica bien a qué tipo de manadas te refieres.

Solo he visto una errata tonta: “”pero ¿quién…” (debe ir en minúscula, como te he puesto aquí. La has puesto en mayúscula”.

Me habría gustado que hubiera sido un poco más largo y que hubiera más antecedentes de la protagonista, pero no le encuentro fallos.

Un saludo.

Juan.

    Érica Fortuny · marzo 25, 2020 a las 4:09 pm

    ¡Muchas gracias!
    Originalmente iba a ser más corto aún, pero como tenía que llegar a 500 para ser válido lo alargué un poco jeje
    Un saludo.

Daniela Novoa · marzo 29, 2020 a las 6:55 pm

Hola Érica, primero que todo saludarte y felicitarte por tu relato. Bueno ya lo han dicho casi todo en realidad en los comentarios, pero me gustaría aportar comentándote que para mi el relato tiene una estructura de cuento con una pluma poética, sumado al drama que vive la personaje principal, que lo hace triste, desgarrador, pero que engancha al lector.
Las descripciones son precisas, lo que le dan consistencia y coherencia a tu relato, que en lo particular me ha gustado mucho.
Al comienzo plasmaste una frase que en lo personal me ha encantado “Mientras anda va pensando en el pasado, silenciando por el hombre cegado de ego”.
Al final y para cerrar, tomas esta frase” Y sigue andando por que la meta lo merece”. Ambas frases que rescato ( hay muchas mas), dan para una reflexión más extensa, pero que obviamente condensan lo potente de tu relato
Te felicito, me ha gustado mucho!!!

    Érica Fortuny · marzo 29, 2020 a las 5:51 pm

    Muchísimas gracias por tu apreciación. Me alegro mucho que te haya gustado mi relato y que te haga reflexionar. Ojalá haga reflexionar a la gente sobre la situación actual y entiendan el por qué de nuestra lucha.
    Nos leemos pronto.

T. · marzo 31, 2020 a las 4:25 pm

¡Hola Érica!

BUAH. A falta de una palabra mejor, lo diré así: tu relato me ha dejado moñeca perdida. La alegoría de esa madre que somos todas y cada una, luchando contra la carga de esa mochila de piedras que tanto pesa y tanto arrastramos, sin rendirnos nunca. Esa madre a la que los pájaros ignoran porque quieren volar. Esa madre que lucha por salvar al cachorro antes de que se convierta en lobo. Esa madre que nos quiere vivas y libres. Esa madre que sigue andando porque la meta lo merece. J o d e r. Es que de verdad que estoy enamorada del relato. Me lo voy a imprimir para pegarlo en la pared de mi cuarto (o lo haría si tuviese impresora, pero vamos xD)

Me gusta muchísimo la forma en que la narración te atrapa y te envuelve y te da cien vueltas antes de soltarte el colofón final. De verdad. Maravilloso.

¡Nos leemos!

    Érica Fortuny · marzo 31, 2020 a las 4:57 pm

    Hola,
    muchas gracias por leer y comentar este relato.
    Me hace mucha ilusión que te haya gustado y lo hayas sentido tanto.
    Estos comentarios me dan fuerza, gracias.
    ¡Y nos leemos pronto!

Kalen-Raúl · marzo 31, 2020 a las 4:48 pm

Hola Érica, ya sabía de tu talento por tu novela y otros relatos, pero este brilla con luz propia. Esa enorme alegoría es a sobrecogedora, tiene un delicioso tono poético y una belleza que contrasta con la amargura de la realidad que refleja. Coincido en la esencia del comentario de RjRandom en que a veces nos empeñamos en deshumanizar la maldad humana atribuyendo comportamientos a los animales -en este caso, los lobos- que solo son responsabilidad del ser humano. No necesito leer más relatos para saber que este va a ser el relato que quiero recomendar este mes. Es un soplo de aire fresco, un desgarro poético que merece ser degustado. Muchas gracias y enhorabuena.

    Érica Fortuny · marzo 31, 2020 a las 5:07 pm

    Muchísimas gracias Kalen por tu apreciación de este relato y de mi escritura.
    Los animales han sido una apuesta delicada, el lector no debe olvidar que se trata de personas siempre. Como bien dices la responsabilidad recae en los humanos.
    Gracias de nuevo y nos leemos muy pronto.

Miguel De la Tierra · marzo 31, 2020 a las 5:31 pm

¡Hola!

Bueno, has escrito un relato que me ha sobrecogido por la metáfora y la magia que le has dado al simbolismo y a la vez por la crudeza con la que hablas de algo demasiado real, por desgracia. No voy a extenderme mucho en el tema tampoco, porque tenemos compañeras que podrán explicarlo y analizarlo todo mucho mejor que yo, la verdad. En fin, una maravilla, digno para recomendación (guiño, guiño, codo, codo).

Un abrazo.

    Érica Fortuny · marzo 31, 2020 a las 6:02 pm

    Hola.
    Muchas gracias, me alegro que te haya gustado.
    Otro abrazo (virtual) para ti.

Paulus AM · marzo 31, 2020 a las 5:51 pm

¡Hola!

Lo primero que debo comentar es que he terminado de leer el relato con las manos temblorosas y con una lagrimilla. Me ha encantado cómo has plasmado esa realidad y la forma de escribirla tan amena e incluso “poética”, pero cruda porque así es como realmente es.

Creo que hay un error ortográfico en: “La madre ya dijo que el lobo engaño”, porque sería “engañó”.

Enhorabuena por este relato. Muy acertado por el mes que es, también.

Un abrazo.

    Érica Fortuny · marzo 31, 2020 a las 6:03 pm

    Hola.
    Muchas gracias por tu comentario.
    Así es, debería poner “engañó”. Ahora corrijo ese error, gracias.
    Abrazos virtuales para ti también.

Brayan M. Blanco · mayo 15, 2020 a las 9:34 am

Buenas Érica!
Muy bonito, el relato. Bonito me refiero a cómo está estéticamente escrito, claro, porque pobre madre, lo mal que lo pasa. El estilo en sí no es que me vaya mucho, es bastante poético, un poco demasiado recargado para mi gusto, me tiran más las cosas algo más simplonas, pero eso es simplemente gusto personal está muy bien escrito y es bastante emotivo, por lo que en realidad el estilo no le queda mal.

No conocía la canción, la estoy justo escuchando ahora mientras escribo y creo que le haces justicia. Una canción tan “bonita” como tu relato.

    Érica Fortuny · mayo 15, 2020 a las 2:11 pm

    Muchas gracias por pasarte y por tan bonito comentario.
    Nos leemos próximamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *