En la segunda entrega de entrevistas a autores del sello Kmleon, tengo el honor de entrevistar a Ramón Bassons. Ramón ha publicado con el sello la obra llamada Arriba, en la buhardilla.

Arriba, en la buhardilla. 
Una casa normal, una familia normal. O no.
Ramón Bassons
Kmleon Books
Arriba, en la buhardilla

SINOPSIS

En una urbanización corriente, una familia normal hace su vida como tantas otras. Pero una noche se empiezan a escuchar unos ruidos que no tienen una explicación lógica. Nos adentraremos con el protagonista en su investigación del misterioso origen de los sucesos, al tiempo que trata de demostrar que no son imaginaciones suyas y que es cierto lo que está ocurriendo. Cuando lo descubra, se tambaleará todo su mundo.

Ramón Bassons ha creado una historia cargada de misterio y psicología. ¿Cuánto confías en tu familia? ¿Y en ti mismo?

Entrevista:

Los libros pueden cambiar el mundo, inician pequeñas (o grandes) revoluciones a través de la palabra escrita, con historias ficticias que pueden terminar haciéndose realidad. ¿Crees en el poder de la revolución a través de la escritura?

La cultura en general cumple ese papel, y la literatura en ese sentido es junto con la música una de las artes más fácilmente transportables y accesibles. Un pueblo informado, un pueblo culto, es más difícil de engañar o de aborregar. Otra cosa es la calidad de la información que llega últimamente, claro. Si la gente no está formada adecuadamente no podrá filtrar el contenido de calidad.


¿Qué reivindicas en tu libro?

Aunque Arriba pretende principalmente entretener. También quiere dar valor al trabajo de las mujeres señalando el dichoso «techo de cristal». También expreso cierta indignación por muchas profesiones de «vendehumos» como algunos consultores y auditores.


¿Qué ha significado para ti poder compartir esta historia al mundo?

La de una tarea terminada. Un enorme ¡Por fin! También un desbloqueo: necesitaba acabarla para poder dedicarme a otras historias que me pedían paso.


¿Eres un escritor constante o de ráfagas?

Muy de ráfagas. Me he tirado meses sin tocar un teclado para plasmar mis ideas. La cabeza sigue funcionando, sin embargo, imaginando escenarios o la reacción de los personajes ante una situación, y por eso cuando finalmente me siento a escribir suele salir en borbotón.


Háblanos de la familia de tu historia, ¿es una familia atípica? ¿por qué?

Intentan ser una familia típica. Como dice el subtítulo, son una familia normal en una casa normal. De las que preparan cola-caos y van al cine. He intentado que el lector tema que el misterio, incluso el miedo, le pueden suceder a cualquiera si se dan ciertas condiciones. Vamos, que no hacen falta mansiones abandonadas con telarañas.


¿Cómo de importante ha sido tu familia para ti?

Mucho. Es un apoyo emocional imprescindible, tanto para dar como para recibir cariño. En los momentos difíciles es muy importante para los demás saber que cuentan con tu apoyo, igual que cuando eres tú quien pasa ese momento complicado. Este año ha sido la prueba.


¿Cómo compatibilizas la vida laboral y personal con la escritura?

Regular. Es muy difícil explicar a la familia que estás trabajando en una historia después de haber estado más de ocho horas sentado ante la pantalla en la jornada laboral. Más ahora, con el teletrabajo, en el que ni siquiera cambiamos de silla. En mi caso, sólo cambio el monitor y el teclado externo de un portátil a otro. Por eso, cuando acabo por la tarde, me cambio de ropa y salgo al pinar con Laska, nuestro husky. Esa hora u hora y pico me obligan a hacer algo de ejercicio físico y me facilitan «cambiar de canal».


¿Radica la sabiduría del escritor en la experiencia?

La experiencia escribiendo, sin duda, no tanto la edad. Suena chusco, pero lo he dicho en más de una ocasión: «cuanto más escribes, más escribes». Lo he notado personalmente durante esas ráfagas que comentaba. Si te tiras mucho tiempo sin escribir te saldrá lo que has estado madurando, y poco más. Sin embargo, si te disciplinas y escribes con regularidad las historias te asaltarán de continuo.


¿Eres de terminar un libro aunque no te esté gustando? ¿Qué opinas de dejar libros a medias?

No me gusta dejar libros a medias. Sólo lo he hecho un par de veces, con Rayuela (y sé que Cortázar me está mirando mal desde donde esté), y con Bajo el Volcán. ¡Hasta pude con el Ulises de Joyce! Me da lástima que se haga, pienso que el autor tenía algo que decir y que es una pena abandonar antes de que te contagie de su ilusión. En ese sentido, tengo la sensación de que a Arriba ya se lo han hecho en alguna ocasión y me gustaría saber dónde y por qué.


¿Qué recomiendas desde tu experiencia a los demás escritores?

Mi recomendación a los jovenes es que lean más.

Foto del autor
Ramón Bassons

Muchas gracias por haber leído esta entrada. Espero que hayáis podido conocer un poco mejor a Ramón y Arriba, su obra.

A Ramón muchas gracias por compartir este espacio en formato entrevista y todo un placer.

Podéis encontrar su obra en: