#EstrellasDeTinta El poder del beso

Publicado por Érica Fortuny en

ESTRELLAS DE TINTA

Avisos de contenido sensible disponibles al final

El poder del beso

Botella en mano, Hölgy va echándose chupitos de palinka al cuerpo en el frío invierno de Hungría. Lo que pocos sabían es que intentaba quemar el recuerdo de su fracaso con el alcohólico brebaje. Ella no era una chica ordinaria, era una súper villana que había fracasado en su plan de destruir el mundo.

Echa lo que queda de botella al vaso y no cubre ni la mitad. Se entristece por no haber conseguido volcar antes de terminar la botella y toma ese último trago de palinka maldiciendo a Remedio Zöld. Así es conocida aquella espontánea que ha estado estropeando todos sus planes hasta la batalla final donde ha hecho que Hölgy se quedara sin opciones y volviera a su villa.

Remedio Zöld era una jovencita inmigrante del país vecino con la que se había cruzado por casualidad. Y desde que sus caminos se encontraron a cada paso que daba la villana, Remedio le obligaba a dar dos pasos atrás en su plan. Ahora Hölgy tenía dos opciones: rendirse o empezar todo de nuevo.

Andando pesadamente sobre la espesa capa de nieve del camino a su casa recuerda la primera vez que vio a Remedio. Estaba sentada sobre el borde del puente, pensando en qué hacer con su vida. Aún no era una villana. Solo era una chica angustiada. Remedio Zöld la encontró y sus vidas anónimas se radicalizaron. Una tomó el camino de villana, la otra se vio obligada en ser la antagonista siendo aclamada como súper heroína nacional.

Hölgy siempre había podido derretir objetos, lo cual le ayudaba a entrar a casas y abrir cajas fuertes. Al principió lo usó para coger alimentos, en la villa no había grandes riquezas. Cuando tuvo la charla sobre el puente con Remedio se decidió a ir a la ciudad y hacer robos a lo grande. Quería quitar a los poderosos lo que más ansiaban, el dinero. Luego se dio cuenta que lo que quitaba a los bancos terminaba haciendo daño a la población de a pie y los ricos se mantenían en su mundo de privilegios. Eso no era lo que pretendía pero se ganó la mala opinión de toda Hungría.

Por suerte, no pasó más allá del país la noticia. Una de las opciones que contempló fue irse a otro país. Pero… ¿qué cambiaba eso? Todos los países se rigen por la corrupción y privilegio de unos pocos.

Entonces pensó en la desgracia de la humanidad y quiso terminar con el mundo con una gran guerra final, una guerra biológica. Sin embargo Remedio Zöld le esperaba dentro del laboratorio y no le permitió llevar a cabo su plan.

Remedio era capaz de ver los peligros. Como el día del puente cuando adivinó que una chica pretendía terminar con su vida. O cuando descubrió que un poderoso “filántropo” iba a ser asesinado por Hölgy.

La superheroína no quería que una chica se convirtiera en asesina por su culpa, se sentía en deuda con ella por haberla llevado al mal camino con sus palabras. Solo quería que no sufriera, pero la había convertido en la súper villana nacional. Se sentía responsable del cambio de su vida.

Hölgy llega a su casita de la villa donde siempre había vivido. Al entrar su hermana, Vicky, le echa una bronca y por casi no le deja entrar.

—Con tu edad deberías ser más madura, cumples 40 años y decides destruir a tu familia con todas esas locuras. ¡Todos nos odian!

Finalmente, consigue que le deje pasar. Sube las escaleras, por el pasillo de arriba observa los cuadros, esos que tanto odiaba de joven. Esos cuadros que le recordaban de donde venía. Los cuadros que pintaba su padre y que cada día rezaba porque alguien le comprara para llevar algo de alimento a su boca. Los cuadros que le hicieron descubrir que podía derretir lo que quisiera si concentraba su rabia. Y que le hicieron ganar una buena bronca de su madre, seguida por un pesaroso llanto.

Su madre le hizo prometer que no usaría su poder nunca más. Su hermanita Vicky, en cambio, le dio la idea de usarlo para robar un poco de pan a sus vecinos. Las lágrimas de hambre de su hermanita le rompían el alma, más aún que las de incomprensión de su madre.

Ahora miraba los cuadros y se arrepentía de todo aquel odio. Se arrepentía de las malas palabras.

Cuando sus padres descubrieron que robaba a los vecinos se llevó toda la culpa. Su padre le dio una cachetada cuando gritó a su madre para defenderse y entonces sacó todo lo que llevaba dentro, toda la rabia guardada por la pobreza de ser hija de pintor. Ahora se sentía mal por no haber sido comprensiva, por no haber apoyado a su padre. Miraba los cuadros con tristeza y arrepentimiento.

Hölgy llega al final del pasillo y abre la puerta con cuidado. Pese a la suavidad que pone en entrar, las bisagras de la puerta avisan de su entrada.

Postrada en la cama se encuentra su madre, más envejecida y más ausente que la última vez que pisó la casita. La vez que huyó con el estúpido plan de arreglar el mundo ella sola.

Se sienta en el borde de la cama y trata de calentar sus manos antes de tomar la mano de la anciana entre las suyas.

—¿Me recuerdas, madre?

Vicky le llamó un par de años atrás, pidiendo que volviera a casa antes de que su madre olvidara su propio nombre. Antes de que olvidara a sus hijas. Sin embargo, eso ocurrió pronto. El alzhéimer avanzaba muy rápido y Vicky opinaba igual que su madre respecto al uso del dinero robado. Así que no tuvo medicación para frenar la enfermedad y pronto dejó de reconocer a su hija Vicky.

La madre de Hölgy no responde la pregunta. Ella suelta sus manos con cuidado y se introduce en la cama como hacía de niña cuando las tormentas eran fuertes y la casa crujía como si quisiera caerse a pedazos.

Su madre le da un beso en la frente.

—No tengas miedo, hijita. Todo estará bien —acierta a balbucear la anciana.

Las lágrimas empiezan a brotar de los ojos de Hölgy y se disipan sus dudas. Su lugar estaba ahí, el mundo debía seguir.


Bases del reto:

Blog La pluma de KATTY

Otros datos

Estrellas mes: 3

Total palabras: 1045

Objetivo Relato: 2- Las personas Súper Villanas molan, escribe sobre una de ellas.

Objeto oculto1: 4- Un Chupito

Objeto oculto2: 5- Un Beso

Extras:

  • protagonista femenina
  • test de Bechdel
  • milpalabrista

Comentarios:

@isefran97 Isabel –  La historia de Lucky y Brago (1): dos mamodos muy diferentes

@MusaJue: KATTYHuída y Merienda

@PiRRa PirraPizza congelada


⚠ AVISO DE CONTENIDO SENSIBLE ⚠

  • Ideación Suicida
  • Enfermedad terminal degenerativa

15 comentarios

Carly · enero 3, 2021 a las 7:32 pm

¡Hola, Érica!

¿He terminado con un nudo (que no es solo del hambre) en el estómago? He terminado con un nudo (que no es solo del hambre) en el estómago.

A veces las enfermedades más comunes son las verdaderas súper villanas e imagino que esa era tu intención, ¿verdad? Y sino era tu intención pues yo lo percibí así.

La historia de súpervillana de Hölgy es un espejo para muchas personas, creo que al menos en alguna parte podemos empatizar con ella y esa es totalmente tu intención. Tal vez no fuese tanto crear una consciencia de que las súper villanas a veces solo lo son para ciertas personas, que depende mucho de la percepción de las personas, pero sí era hacer que empatizaramos con Hölgy.

Admito que Remedio me causó risa/irritación. Complejo de heroína al 100.

Qué buena primera participación. Que la Gran Diosa Gamba Sagrada Cósmica Intergaláctica te bendiga.

Besos,
Carly.

    Érica Fortuny · enero 4, 2021 a las 7:30 pm

    Hola Carly 🙂
    Creo que un buen super villano debe tener una razón más allá de la codicia de poder, sobre todo los que intentan destruir el mundo. No me imagino a alguien feliz queriendo destruir todo lo que conoce, debe estar en una situación extrema.
    También quería explicar la importancia de las palabras, más allá de decir algo es importante el qué se dice. Creo que no nos preparan para lidiar con ciertas cosas y con la mejor de las intenciones puede no ser lo más correcto para esa persona. Y crear un poco la metáfora de que siempre hay algo que nos aferra a no terminar todo y echarlo a perder, algo que permanece con nosotros allá donde vayamos.
    El dolor de Hölgy es totalmente real, no todos tienen la misma suerte al nacer. La diferencia aquí ha sido el superpoder y la responsabilidad que conlleva. Y, al final, la villana se deshace de su plan y se aferra a la vida. Siempre hay esperanza.

    ¡Gracias por comentar!

R. J. Random · enero 3, 2021 a las 8:05 pm

Vale, humanizas a la supervillana que parece redimirse al final con el reencuentro con su madre enferma. Eso es coherente con el objetivo.

La pena, quizás sea por la limitación de palabras, que apenas logro caracterizar a los personajes por dos cosas;
1) la elección de narrador en tercera persona omnisciente que menciona muchas cosas pero no profundiza en casi ninguna.
2) La narración a saltos en presente pero con continuos flashback reflexivos (que le correspondería mejor hacer a la protagonista si la narración fuera en primera) que rompen continuamente el flujo narrativo, el ritmo.

Este relato creo que necesita, aparte de más extensión, repensar el narrador.

Me ha llamado la atención que la antagonista se llame Remedio en vez de Remedios. Y no queda claro cómo interviene o interfiere en la trayectoria de la prota. Parece que por el mero hecho de existir ya logra torcerle los planes a la otra.

Y en esta frase: “Vicky, le echa una bronca y por casi no le deja entrar.” ¿Por casi no le deja? Extraña construcción.

Saludos.

    Érica Fortuny · enero 4, 2021 a las 7:37 pm

    Hola Random,
    Me parece un buen consejo el de cambiar a primera persona el relato para poderse entender mejor.
    Remedio Zöld es una metáfora. No solo porque intenta ser el Remedio a su dolor haciéndole fracasar en sus intentos como villana, también porque es la esperanza que hay en el interior de Hölgy de cambiar que permanece allá donde va. Zöld es verde en húngaro (el color de la esperanza) y Remedio en singular para que no se confunda con el nombre que viene de la Virgen de los Remedios.

    ¡Gracias por comentar!

Isabel · enero 4, 2021 a las 7:32 am

Me ha gustado el relato. Estoy con Carly que la verdadera villana es esa mierda de enfermeras que por desgracia he tenido que vivir muy de cerca. También estoy con Random ennlo de NECESITAR un poco más de la historia, porque es tan interesante que apetece saber más de ellas y de su pasado.
Enhorabuena por el estreno.
Saludos y nos vamos leyendo.

    Érica Fortuny · enero 4, 2021 a las 7:43 pm

    Hola Isabel,
    Me alegra que te resulte interesante el relato.
    Podríamos atribuir la palabra villana a varias cosas en la historia: la pobreza o incluso el sistema capitalista porque su padre era pobre por ser artista, también a las enfermedades como la depresión, la ideación suicida, el alzhéimer de su madre.
    Me gustaría con este relato que la gente que se siente villana en su vida o se siente fracasada, que vea la esperanza. Hay tiempo de volver atrás, hay tiempo de rectificar y, aunque no podemos controlar ciertas cosas de la vida, podemos elegir el camino que queremos tomar. Las cartas que vamos a jugar de nuestra baraja. Son circunstancias muy duras y no siempre se ve la luz al final del túnel.

    ¡Gracias por pasarte a leer y comentar el relato!
    Nos leemos pronto.

Juan · enero 10, 2021 a las 2:44 pm

Buenas tardes

Pues ya he leído tu relato y me ha gustado mucho. Das una visión bastante profunda de por qué Hölgy es una villana, cuales son sus motivos y justificaciones y por qué quiere destruir el mundo, algo que básicamente, es una especie de suicidio, de arreglar las cosas con la muerte. Interesante, también, el hecho de tener poderes y que su única solución (probablemente, es lo que nuestra sociedad provoca o induce) sea usarlos para el mal.

El texto está muy bien escrito, muy cuidado. Solo sugeriría un cambio en esta frase: ” con el mundo con una gran guerra final. Una guerra biológica, sin embargo”. En esa frase, cambiaria el punto por una coma y la coma por un punto (o por un punto y coma).

Nada más. Muy emotivo el relato y una forma excelente de cumplir con este objetivo, que a mí me va a provocar terribles sufrimientos (vale, exagero, pero me va a resultar difícil).

Un saludo.

Juan.

    Érica Fortuny · enero 13, 2021 a las 6:49 pm

    Muchas gracias Juan.
    He cambiado esa frase que tenía mal puesto el punto ^^

    ¡Nos leemos pronto!

KATTY · enero 13, 2021 a las 2:09 am

Me encanta como metes el tema de los poderes y a pesar de que el mundo sigue su curso debo decir que me ha quedado un regustillo agrio entre la madre enferma y el drama del hambre y eso, pero está muy bien escrito, creo que has acertado el objetivo y me gusta mucho como describes siempre a personajes tan humanos, aunque sea en situaciones complicadas. Un abrazote y bien hecho ^^

.KATTY.

    Érica Fortuny · enero 13, 2021 a las 6:50 pm

    ¡Me alegra leer tu comentario!

    Gracias y nos leemos pronto.

Pirra Smith · enero 13, 2021 a las 8:12 pm

Me ha sorprendido bastante el giro dramático sobre el hambre como motivo primario que lanza a Holgy a la acción que más tarde la lleva a la situación con la que comienza el relato. También el punto de la madre enferma se me ha clavado en el corazoncito con el final agridulce, me ha parecido muy bonito la verdad.
Esperaba otra cosa con la temática “supervillana” así que felicidades por la originalidad 🙂

    Érica Fortuny · enero 13, 2021 a las 8:29 pm

    Muchas gracias Pirra. Me alegra que te parezca bonita la historia de Hölgy.

    Nos leemos pronto 🙂

Kalen - Raúl · enero 25, 2021 a las 12:33 am

Hola Érica, me ha gustado mucho cómo has combinado la mezcla de villana con superpoderes con un entorno complicado. También la parte de que sea una “Robin Hood Mal”, es decir, que se convierta en una villana odiada casi sin querer y los poderes que le has atribuido a ella y a Remedio. Estoy de acuerdo con el comentario de RJRandom sobre que un cambio de persona en el narrador le hubiera hecho mucho bien a la historia. En cualquier caso, una historia muy original y sorprendentemente emotiva. Felicidades.

    Érica Fortuny · enero 26, 2021 a las 2:47 pm

    Muchas gracias, Kalen, por tu aporte.

    Nos leemos pronto 🙂

Jesús Ramírez Rodríguez · enero 31, 2021 a las 1:33 pm

Yo no estoy llorando, tú estás llorando ;-;

Me ha gustado y no he podido evitar soltar alguna lagrimilla al final. Me ha encantado como lo has desarrollado. Me parece arriesgado el estar dando saltos en el tiempo en mitad porque suele cortar el ritmo, pero a mi parecer te ha quedado bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *